Información

Viticultura: ciclo anual de la vid

Viticultura: ciclo anual de la vid


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ciclo anual

En las viñas en producción, el ciclo anual se manifiesta en diferentes fases fenológicas, resultado de las características genéticas de la vid que interactúan tanto con las condiciones ambientales como con las prácticas de cultivo: por un lado habrá actividad vegetativa de la planta y la otra actividad reproductiva, con La formación de frutos y semillas. Por lo tanto, podemos dividir el ciclo anual de la vid en dos subciclos: el subciclo vegetativo y el subciclo reproductivo (Marenghi, 2007).

Esquema del subciclo vegetativo y reproductivo (fuente: Fregoni, 2013)

Tendencia de crecimiento de brotes y bayas en la temporada de crecimiento (fuente: www.winesitaly.com)

Subciclo vegetativo

El subciclo vegetativo consta de las siguientes fases:

- crecimiento vegetativo, fase de marzo a abril (brotación) hasta principios de agosto, cuando se detiene el crecimiento de los brotes;
- período de agostación o lignificación de los brotes (comienza en agosto y termina en noviembre - diciembre);
- período de descanso invernal (en el período de diciembre a abril)

Desde aquí queremos subrayar dos características importantes para la vid:

- acrotonia: mayor desarrollo de los brotes que se encuentran en la parte apical de las ramas en comparación con los que están en la posición mediana o basal;
- Dominio apical: las yemas apicales, durante su desarrollo, inhiben el crecimiento de las yemas laterales presentes en el brote a través de la producción de hormonas (auxinas).

Llorando"
La fase de gemación está precedida por un fenómeno típico de la vid llamado "llanto", es decir, la liberación de líquido de los vasos xilemáticos al nivel de los cortes de poda: esto se debe, por un lado, a la reactivación del metabolismo del azúcar (transformación del almidón en azúcares simples) ) y la consiguiente reactivación de la respiración celular y, por otro lado, el alto nivel de absorción que caracteriza a las raíces, que toca el máximo precisamente en esta fase (recuerde que durante el verano la actividad radical es mínima) (Marenghi, 2007).

Brotante
El brote consiste en el agrandamiento de los brotes y en la consiguiente salida del brote. El fenómeno está controlado por factores externos e internos de la planta (Marenghi, 2007):

- factores ambientales: temperatura (se calcula la suma térmica de las temperaturas, considerando que la temperatura mínima de la vegetación para la vid es de 10 ° C);
- factores bióticos: posición de los brotes en el brote (acrotonia) y vigor (las vides vigorosas brotan más tarde);
- técnicas de cultivo: sistema de entrenamiento, densidad de siembra, poda;

Crecimiento de brotes
Después de brotar, la piedra vegetativa comienza a alargarse a un ritmo cada vez mayor, alcanzando su máximo a mediados de junio (2-4 cm / día). Posteriormente, la tasa de crecimiento disminuye, tanto porque la planta acentúa su fuerza vegetativa en la maduración de las bayas, como también porque las condiciones para el crecimiento son menores (por ejemplo, temperatura, agua, duración del día) (Marenghi, 2007 )

Periodo de agosto
Durante esta fase, los brotes sufren lignificación: el color verde desaparece y se forma la corteza (Marenghi, 2007). El fenómeno comienza a manifestarse en la parte basal del brote y luego pasa a la parte apical y es la consecuencia del procesamiento y la acumulación de sustancias de reserva en los tejidos: los azúcares, de hecho, migran hacia las ramas, donde se acumulan en forma de almidón.
El establecimiento o la maduración de las ramas es muy importante para la producción del año siguiente: una buena lignificación de la planta le permite superar mejor el invierno y también afecta su ciclo de vida.

Periodo de descanso
Comienza con la caída de las hojas y termina con el reinicio vegetativo. Bajar la temperatura implica la formación de ácido abscísico (ABA) que hace que las hojas caigan. A medida que se acerca el período de reinicio vegetativo, vemos la transformación del almidón en azúcares simples dentro de las ramas, lo que permitirá una brotación rápida.

Subciclo reproductivo

El subciclo reproductivo ocurre, simultáneamente con el subciclo vegetativo, en la yema uvífera se caracteriza por dos fenómenos paralelos:

- el desarrollo de las yemas uvíferas nacidas de yemas hibernantes, que diferenciaron el año anterior, la floración y maduración de las bayas;
- formación y diferenciación de yemas hibernantes para el año siguiente, que tiene lugar desde mayo hasta la axila de las hojas de la yema del año.

Podemos dividirlo, para una descripción más fácil, en las siguientes fases:

- diferenciación de yemas hibernantes;
- floración y cuajado (finales de mayo - principios de junio);
- crecimiento de bayas (mediados de junio - agosto);
- maduración de la uva (agosto - septiembre).

Diferenciación de yemas hibernantes
Los brotes de hibernación se forman a fines de mayo, en la base de los brotes listos, en la axila de la hoja. El fenómeno es escalar, en el sentido de que los brotes en la base de los brotes se diferencian primero (Marenghi, 2007) y continúan hasta principios de agosto, alcanzando la máxima intensidad en junio-julio.
El lapice meristemático del brote hibernando en formación produce primero brácteas, luego dos bocetos de hojas, a la izquierda y derecha del eje, y finalmente, después de cuatro o cinco hojas, se desarrollan los bocetos de flores. La latencia invernal conduce a un bloqueo en la diferenciación celular, que se reanudará solo en la primavera siguiente, incluso antes de la gemación: comienzan a formarse sépalos, pétalos, estambres y ovarios; sin embargo, la maduración completa del polen y los óvulos toma un total de 40-50 días, por lo que el desarrollo anatómico y fisiológico completo del sistema reproductivo termina unos días antes de la floración (Marenghi, 2007).
La latencia de los brotes de hibernación está dada por una llamada latencia endógena y exógena. El primero se debe a la presencia de diferentes hormonas, que se alternan durante el ciclo anual de la planta: en el período primavera-verano, la producción de auxinas por las puntas de los brotes impide que se abran los brotes de hibernación (dominio apical); posteriormente, con el acercamiento de la temporada de invierno, los brotes y las hojas producen ácido absísico, que se acumula en los brotes mismos, causando su inhibición. Durante el invierno, entra en juego la inhibición exógena, debido a las bajas temperaturas: los brotes no brotan debido a condiciones ambientales desfavorables y al mismo tiempo disminuyen la concentración de ácido abscísico, que, en el período de marzo a abril, con las condiciones adecuadas ambiental, permitirá que broten los brotes.

Floración, polinización, fertilización y fructificación.
La floración ocurre entre finales de mayo y principios de junio, con la aparición y el desarrollo completo de las flores y corresponde al desprendimiento de la corola (caliptra) del receptáculo de flores. La formación completa de las inflorescencias y el desarrollo completo de cada flor no son simultáneos: el proceso puede durar de una semana a quince días, dependiendo de las condiciones ambientales.
Después de la caída de la caliptra, las anteras y el gineceo permanecen descubiertos: por lo tanto, se produce la dehiscencia de las anteras que liberan el polen, que se asienta en el estigma. Luego sigue la penetración del intestino del polen en el ovario y la consecuente doble fertilización (un núcleo germinal del polen -n- fertiliza la loosfera -n- y desde el origen del embrión -2n-; el otro núcleo germinal -n- fertiliza el núcleo del saco embrionario -2n- , formando lendosperma -3n-) (Marenghi, 2007). Muy importante en esta fase es el período útil de polinización, que depende de la duración de la receptividad del estigma y de la viabilidad del huevo. En las vides, es posible tanto la autopolinización (autopolinización) como la fertilización cruzada (Marenghi, 2007).
Las flores que completan la fertilización y dan lugar a una baya se llaman "accesorios". No todas las flores se adhieren, de hecho, la tasa de fructificación varía del 25% al ​​50%. En las flores en las que no se produce la configuración, existe el fenómeno de la fuga, es decir, la caída de las flores y las bayas durante las primeras etapas de desarrollo (Marenghi, 2007).
Algunas variedades de vid pueden desarrollar bayas que se derivan de una anomalía en el proceso de fertilización: existe el fenómeno de la estenospermocarpia, que es una fertilización incompleta, de la cual derivan las bayas con una o más semillas en las que se han producido el embrión y el endospermo; y el fenómeno de la partenocarpia, en el que la formación de la baya se lleva a cabo sin la fertilización de los óvulos, de la que derivan las bayas sin semillas.

Las condiciones que permiten una buena floración y, por lo tanto, una buena fertilización y fructificación son (Marenghi, 2007):
- temperaturas superiores a 15 ° C y no superiores a 35 ° C;
- buena insolación;
- buena actividad fotosintética (asegurando un buen suministro de carbohidratos para los órganos reproductivos);
- buen control de patógenos (mildiu, virus, insectos ...);
- buen equilibrio entre la actividad vegetativa y la actividad reproductiva de la planta (el vigor excesivo de la planta causa problemas en la floración y un vertido muy llamativo);
- buenas prácticas de cultivo, dependiendo de la vid (por ejemplo, en variedades vigorosas, puede hacer un desmoche poco antes de la floración; la poda tardía puede limitar el esfuerzo, etc.).

Crecimiento y maduración de bayas
Después de la fertilización, las bayas comienzan a crecer. En particular, podemos distinguir cuatro períodos de desarrollo de bayas y tres etapas de crecimiento de la uva.

Los cuatro períodos de desarrollo de las bayas son:

- período herbáceo: va desde el cuajado hasta el envero; la baya es verde y fotosintetiza, la consistencia es dura; los azúcares tienen una concentración baja, a diferencia de los ácidos con la concentración más alta;
- período de maduración: los azúcares van de una concentración del 2% al 20%, los ácidos van de 30 g / la 6-7 g / ly las bayas se ablandan; cada baya alcanza la maduración fisiológica, es decir, el nivel de azúcar permanece constante;
- período de bayas maduras: la acumulación de azúcares ha cesado, la relación glucosa / fructosa (importante para las levaduras en la vinificación) es 1; según el uso que desee hacer, se establece el período - en el que tiene la madurez correcta de la colección (por ejemplo, para una base brillante, se cosecha antes de la maduración completa; para un rojo envejecido tiende a retrasar tanto como sea posible) colección);
- período de maduración excesiva: la baya todavía se ablanda, los ácidos disminuyen aún más su concentración y los azúcares mantienen su concentración o aumentan debido a la deshidratación; la fructosa tiende a ocurrir en una concentración más alta que la glucosa, lo que puede causar problemas con las levaduras durante la fermentación alcohólica; los polifenoles se oxidan; existe el riesgo de infección botrítica (aunque en algunos casos, la botritis, controlada adecuadamente, confiere aluva valiosa para la producción de aromas particulares y la concentración de azúcares).

Las tres fases de crecimiento de la uva se describen mediante la tendencia doble sigmoidea representada por el siguiente gráfico:

Curva de crecimiento de las bayas (fuente: Fregoni, 2013)

La primera fase dura de cinco a seis semanas. Estamos presenciando un período inicial de división celular intensa: las bayas son verdes y se comportan de manera similar a un órgano herbáceo en crecimiento, tienen estomas y tienen una capacidad fotosintética limitada (Marenghi, 2007). Al final de esta fase, las bayas tienen la concentración máxima de ácidos orgánicos.
La segunda fase dura de dos a cuatro semanas y se caracteriza por procesos muy importantes: la baya deja de crecer, cancela su actividad fotosintética y comienza a acumular pigmentos típicos de la variedad de uva (veraison), el crecimiento celular se ralentiza, las pepitas de las semillas de uva se endurecen, comienza la acumulación de azúcares y la degradación de los ácidos orgánicos presentes en la pulpa. Con respecto a la acumulación de azúcares, debe destacarse que en esta fase se interrumpe la conexión xilemática entre la planta y la uva: por lo tanto, solo queda la conexión flomática, lo que explica en este sentido la acumulación de azúcares en la uva.
La tercera fase dura de cinco a ocho semanas y consiste en la fase de maduración real de la uva: el crecimiento ocurre solo por distensión celular, con la acumulación de sustancias azucaradas y agua y una fuerte disminución de los ácidos presentes en la pulpa; los tejidos experimentan fuertes modificaciones y, en consecuencia, lacino se ablanda; Comienza la acumulación de polifenoles en la piel y la síntesis de compuestos aromáticos.

Hoja informativa de Enrico Ruzzene


Vídeo: Na Prática - Plantio da Videira (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Taut

    ¡Este asunto de tus manos!

  2. Ferehar

    Es interesante. Dime, por favor, ¿dónde puedo encontrar más información sobre este tema?

  3. Nikozahn

    los felicito, el mensaje admirable



Escribe un mensaje