Información

Entomología agrícola: Carpocapsa

Entomología agrícola: Carpocapsa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Clasificación y plantas hospederas

Clase: insectos
Orden: lepidópteros
Suborden: hetoneuri
Familia: tortricidas
Género: Cydia
Especie: C. pomonella L.

Referencia bibliográfica:
Fitopatología, entomología agrícola y biología aplicada.” – M.Ferrari, E.Marcon, A.Menta; Escuela edagricole - spa RCS Libri

Plantas huésped: manzana, pera, nuez, algunas frutas de hueso.

Identificación y daño

Carpocapsa es uno de los insectos más dañinos para la fruta de pepita; sus larvas, carpófagos, dañan directamente los frutos, causando serias pérdidas de producción, tanto en calidad como en cantidad, para el cultivo mundial de fruta de pepita. Los adultos son mariposas pequeñas (envergadura de 15-22 mm); Las alas delanteras son grisáceas, veteadas de mármol con rayas transversales de bronce más intensas en el margen distal. Las larvas son primero blanquecinas, con cabezas oscuras, luego se oscurecen cada vez más, se vuelven amarillentas y finalmente rosadas; su longitud, cuando madura, es de unos 15-20 mm. El daño está determinado por las etapas larvarias que, al ser carpófagos, penetran los frutos en cualquier momento de su crecimiento y maduración cavando túneles en la pulpa. Los túneles comienzan en cualquier lugar de la fruta, con cierta preferencia por el área de Calico. Estos túneles son primero superficiales, luego se hunden en la pulpa hasta que alcanzan el área central (carpellar), donde se colocan las semillas; Las galerías, siguiendo la actividad trófica de las larvas, están llenas de rosas y excrementos.
Después de su desarrollo, la larva sale de la fruta cavando un túnel de salida e incrisalida en los órganos leñosos; El orificio de esta salida es evidente, también por la gran cantidad de rosas y excrementos que lo rodean.
En las últimas generaciones, la larva a menudo ataca muchas frutas directamente, cavando túneles inmediatamente dirigidos al centro e inmediatamente saliendo para atacar otras frutas; después de atacar a unos pocos, se vuelve inescrupuloso.
El daño es la consecuencia de la actividad trófica de las larvas que causa la caída directa de los frutos afectados y la grave depreciación de los no detectados que no se pueden comercializar. El daño descrito también es causado a otras plantas frutales, especialmente en la nuez; En este caso, la larva, después de penetrar las frutas, cava un túnel en la parte comestible de la semilla, causando que la fruta caiga o se deprecie. A veces, en la fruta de pepita, las larvas jóvenes que comienzan a cavar los túneles en la fruta están sujetas a la mortalidad natural o a los siguientes tratamientos para los cuales solo causan erosión superficial de la fruta, que, al curarse, origina el bacato seco.

Ciclo biologico

El Carpocapsa vence el invierno en la etapa de larva madura, encerrada en un pequeño capullo, en los barrancos de la corteza de la planta huésped o en la base de la misma en el suelo, y finalmente, en capullos en las cajas (especialmente si están hechos de madera) para la recolección. En primavera las larvas pupan y más tarde entre abril y mayo, los adultos revolotean; El pico máximo de parpadeo ocurre en la segunda década de mayo. Los adultos se aparean y las hembras yacen sobre las hojas; De estos huevos nacen las larvas de primera generación, que comienzan su actividad desde finales de mayo y continúan hasta principios de julio. Al final de su ciclo, estas larvas se incrisionan en las ramas o en otros órganos leñosos de la planta, y se originan los adultos del segundo vuelo; parpadean de junio a julio hasta la primera quincena de agosto y se depositan directamente en la fruta ya desarrollada (pico de parpadeo en la primera semana de julio). Las larvas de esta segunda generación, que tienen una incubación muy corta, están activas desde julio hasta finales de agosto.
Estas larvas tienen dos alternativas de desarrollo:
- el primero consiste en la posibilidad de entrar en diapausa, terminando el ciclo anual;
- el segundo consiste en la posibilidad de incrisación para dar lugar a una tercera generación cuyos adultos parpadean de agosto a septiembre. En este caso, en agosto hay un cruce de dos vuelos: los recién llegados del segundo vuelo y los adultos del tercero. El parpadeo máximo de la 3ra generación ocurre en la segunda o tercera década de agosto. Las larvas de la última generación están activas en septiembre-octubre, dependiendo del medio ambiente.
A medida que se acerca la temporada de frío (variación del fotoperíodo y disminución de la temperatura) las larvas se refugian en el capullo para pasar el invierno. Por lo tanto, Carpocapsa completa tres generaciones al año (o dos si se consideran los casos en que el tercero permanece incompleto o se pierde). En algunas zonas del centro y norte de Europa solo puede generar una generación.

Larva de Carpocapsa - Cydia pomonella L. (foto Francesco Sodi)

Carpocapsa adulto - Cydia pomonella L. (foto www.inta.gov.ar)

Lucha

La lucha contra Carpocapsa se lleva a cabo actualmente utilizando métodos racionales de lucha guiada e integrada; en el pasado, en cambio, se llevaron a cabo tratamientos programados que, además de tener un mayor número de intervenciones, no garantizaban el éxito completo de la lucha.
La lucha se basa en el monitoreo ambiental relacionado con la evaluación de la presencia del fitófago y en particular de los momentos de su máxima presencia (pico de parpadeo), utilizando trampas sexuales.
La metodología de lucha guiada es la siguiente:
- las trampas se colocan en el huerto a finales de abril;
- el número de trampas es 2-3 para la primera hectárea, y una para cada hectárea después de la primera; en granjas no muy grandes y con parcelas uniformes, pueden ser suficientes 2-3 trampas para toda la granja o parcelas homogéneas;
- desde el momento en que se colocan las trampas, se verifican las capturas para cada semana y por trampa, evaluando también los momentos de mayor vuelo que se deducen de los datos promedio, para el valle del Po, reportados en el ciclo biológico (20-30 de mayo para la 1ª generación. ; 1-7 de julio para la 2.a generación; 20-30 de agosto para la 3.a generación).
El umbral de intervención es de dos machos atrapados por trampa por semana.
En el caso de momentos de riesgo, es apropiado evaluar la posibilidad de un tratamiento incluso si el umbral no se alcanza en una semana, sino en dos, considerando un umbral acumulativo de dos machos por trampa durante dos semanas. El umbral de intervención también puede referirse al muestreo del daño, y es igual al 1% de las frutas con agujeros de penetración iniciales. Los tratamientos deben realizarse de acuerdo con el siguiente esquema:
- 1ra generación: tratamiento 8-10 días después de exceder el umbral. O tratamiento con productos inhibidores de la quitina (reguladores del desarrollo o crecimiento y ovicidas); en este caso, es necesario intervenir inmediatamente al exceder el umbral (dos adultos capturados) o después de 4-5 días desde el comienzo de los vuelos;
- 2da y 3ra generación: tratamiento después de aproximadamente 4-5 días después de exceder el umbral. O, solo para la 2da generación, tratamientos con reguladores de crecimiento o desarrollo, con los mismos métodos de intervención descritos para la 1ra generación.
Generalmente, los tratamientos de la primera generación de Carpocapsa coinciden con los tratamientos con otros fitófagos importantes del manzano (microlepidópteros mineros y bordadores), por lo tanto, la intervención, utilizando los productos indicados, es común.
Los enemigos naturales de Carpocapsa son muy numerosos, sin embargo, no pueden controlar las poblaciones de fitófagos, también teniendo en cuenta el hecho de que causa daños incluso con una presencia muy baja.
Entre los enemigos naturales presentes en el medio ambiente recordamos los parasitoides que pertenecen a los himenópteros:
- género Trichogramma; estos son los oófagos y tienen varias generaciones por año;
- Ascogaster quadridentatus, parasitoide de las larvas; este pequeño himenóptero negro (de unos 3 mm) se cría experimentalmente en el Instituto de Entomología Agrícola de la Universidad de Piacenza;
- Familia icneumónida, parasitoides larvarios.
Además, la investigación fitoiátrica está en gran evolución, de hecho, las metodologías biotecnológicas como el método de confusión sexual están actualmente muy avanzadas, lo que actualmente proporciona resultados alternativos, sin embargo, es un buen augurio para el futuro. El método de confusión, de hecho, en algunas áreas muy al norte ha proporcionado resultados prometedores e interesantes también para Carpocapsa.
En otros casos, ha proporcionado resultados interesantes al aplicarlo contra la segunda y tercera generación después de verificar la primera generación con productos químicos o biotecnológicos.
Además, se han realizado progresos significativos en el campo del control microbiológico; Se han desarrollado preparaciones basadas en virus en algunos países (EE. UU. e Inglaterra y pronto también en Italia): Cydia pomonella G.V.
Este es un virus de granulosis que ha dado buenos resultados en el reemplazo de productos químicos; Estas preparaciones se distribuyen como productos insecticidas normales.
Finalmente, también debemos recordar la buena actividad del hongo Beauveria bassiana como una posible aplicación del control microbiológico.


Vídeo: Clase # 5 morfología de los insectos, el exoesqueleto parte 1 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Baptiste

    Es una pena que no pueda participar en la discusión ahora. No es suficiente informacion. Pero con placer veré este tema.

  2. Abd Al Jabbar

    En mi opinión estás equivocado. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, discutiremos.

  3. Vulmaran

    Confirmo. Estoy de acuerdo con todo lo anterior. Discutamos este tema.

  4. Kanoa

    ¿Y por qué es esta la única manera? Creo que por qué no aclarar esta revisión.

  5. Jace

    Que buena idea

  6. Jericho

    Lo siento, borrado



Escribe un mensaje